7/16/2013

Agradecimientos de los Compañeros, al Chico Maleta.

CHICO MALETA 3 – PIZARREÑO 2
Por Víctor Albarrán.
Una soberbia actuación tuvo  Juan Antonio Cristia Meza al convertir los tres tanto con que Goodyear – serie D-   derrotó a Pizarreño, en el marco de la undécima fecha del campeonato oficial de azocenco 2013. Fue un estrecho, pero merecido triunfo de Goodyear por 3 a 2 contra su clásico rival.
En el partido, que se jugó  el sábado 13 de julio, en la cancha Los Talavera, hubo de todo un poco: Infortunio e impericia para convertir en los primeros minutos por parte de Goodyear(cabezazo que dio en un vertical y un mano a mano con el arquero que fue desperdiciado) habría sido, tempranamente, la ventaja para  los dirigidos técnicamente por el profe Luis Parra (Parrita). El gol estaba cerca. Sin embargo, por esas cosas del fútbol, sería Pizarreño el que abriría el marcador. Para peor,  se lesionó Luis Ruz. En su reemplazo ingresó Juan Cristia(Chico Maleta), quien, a poco andar, hizo gala de su talento como lanzador de penales. Por esa vía logró la paridad.  Empatados a uno, azules y albirojos se fueron al descanso. El partido quedó ahí…para cualquiera.
El segundo tiempo sería más largo. Había que agregar los  4 minutos que faltaron jugar en el primer lapso. Desde el inicio de la etapa de complemento fue Goodyear quien tomó la iniciativa, iniciativa que dio su fruto cuando un inspirado CHICO MALETA conectó un certero cabezazo, dejando sin opción al guardameta rival. Se estructuraba así, el triunfo parcial y transitorio de Goodyear por 2 tantos a 1. Pero aún quedaba mucho por ver y jugar. En general, estuvo más cerca el 3 a 1 que el 2 a 2.
Un nuevo avance de Goodyear traería, sorprendentemente, consecuencia negativas para sus propósitos: Perdido el balón en la zona rival, Pizarreño se dio maña para cruzar todo el campo de juego y  anotar el tanto de la igualdad. Los pupilos de PARRITA quedaron muy mal heridos, pero irían por más.
El reloj corría rápido, veloz, más ligero que nunca…el partido de nuevo estaba para cualquiera. El empate no gustaba a locales ni visitantes. La brega por el triunfo, a ratos con más ganas que fútbol, duró hasta que el CHICO MALETA  se enojó  y dijo  ¡Basta! ¡Esto se acabó!...y a renglón seguido sacó un derechazo tan potente como certero, que el arquero de Pizarreño todavía anda buscando el balón…es que nadie le dijo al confundido guardameta que el “balazo” del chico se incrustó justo en el ángulo superior izquierdo, allí donde ningún arquero llega. Un par de jugadas más, pitazo final, resultado definitivo: CHICO MALETA 3- PIZARREÑO 2.

 ¡GRANDE, chico ¡